Archivo de la categoría: Manuel Mujica Lainez

El viaje de los siete demonios de Manuel Mujica Lainez

Los siete demonios viajeros, enviados por el Gran Diablo al Mundo, para tentar a los hombres con sus respectivas especialidades pecadoras, originan otros tantos relatos extraños y divertidos, que componen una novela de largo aliento.

Ubicados en distintas épocas y lugares, dan vida, de un capítulo al siguiente a un apasionante fresco, en el que la multiplicidad de las debilidades humanas es objeto de análisis que mueven a la meditación, mientras provocan la sonrisa y la risa.

“El Diablo empezó por mandar que los siete huéspedes animaran el batir refrescante de sus alas, y que se distribuyeran en consonancia con sus títulos. Así lo hicieron, apostándose a la derecha los de nobleza más rancia, que son los mencionados en el Antiguo Testamento: Satanás, Leviatán y Asmodeo; a la izquierda, el citado en el Nuevo, que es Belcebú, y algo detrás los restantes: Lucifer, Mammón y Belfegor. No se obtuvo esa repartición sin reclamos. Lucifer se atufó….. ¿No lo confundían a menudo con el Rey de los Infiernos? Hinchaba el pecho y los bíceps potentes, y el Diablo sonreía.

…Tomó el diablo la palabra.

– Estoy -dijo, dirigiéndose a sus siete grandes vasallos- muy descontento de ustedes. Viven aquí una vida inútil, recostados sobre laureles antiguos, y no hacen más que discutir, como si fueran teólogos. En lugar de proponer ideas originales, que favorezcan al Infierno, se la pasan divagando. Los que son príncipes, desdeñan a los otros. Lucifer, Satanás y Asmodeo disputan sobre cuál de los tres fue el que tentó a Jesús, y en realidad esa tentación rindió tan poco fruto que no es para vanagloriarse y más conviene ni recordarla. Además Satanás y Lucifer se han ingeniado, con literarias intrigas, para que el mundo crea que uno de los dos lleva la corona de los Infiernos, relegando mi nombre (el nombre de Diablo) a la condición impersonal de nombre común y colectivo. Ce n’est pas aimable …

-He pensado -manifestó la boca del ombligo- enviarlos a la Tierra, a fin de que allá cumplan la misión que aquí desatienden. Asaz vacilé, antes de resolverlo. Me disgusta la perspectiva de que escapen a mí directa e inmediata fiscalización. ¿No integraron algunos de ustedes el grupo que traicionó a Jehová?…

-A la tierra irán -prosiguió el Gran Demonio-, y no por cierto a divertirse, sino a trabajar….”

Mujica Lainez, Manuel

El viaje de los siete demonios, 1° edición, Buenos Aires:  Sudamericana 1974 

Deja un comentario

Archivado bajo @Textos_Cautivos, agotados y descatalogados, Búsquedas exitosas de libros, Literatura, Manuel Mujica Lainez, Novela